chicas escort argentinas buenos aires

EL ASADO, SINÓNIMO DE ARGENTINA

En el sur de mundo está el programa perfecto: conectarte con las chicas escort argentinas de Buenos Aires, conocer los infinitos campos del país… ¡Y comer mucho asado!

En todo el mundo, y desde que la humanidad descubrió el fuego, asar carne de animales es casi tan natural como caminar. Pero en algunos países es solo una forma de ingerir proteínas; para otros es algo exótico; y también están aquellos donde esa forma de alimentarse es casi un arte. Argentina encabeza tal exclusiva lista.

Cada región de este enorme país tiene sus usos y costumbres. Según donde, hay verdaderas contiendas sobre cómo hacer el asado, que demuestran la gran importancia que los argentinos le dan. NUNCA ha sido visto por NADIE de allí como una simple comida, o una forma de preparar carnes como cualquier otra.

Es un hecho social, una marca de identidad nacional, una tradición venerada. A pesar de los procesos inflacionarios que periódicamente disparan el precio de la carne, y de la creciente adopción de dietas vegetarianas y veganas por parte -mayormente- de las nuevas generaciones, sigue siendo una pasión solo comparable al mate y al futbol.

Allá lejos y hace tiempo…

Tal es el nombre de una clásica novela autobiográfica de la literatura argentina, escrita en 1918 por Guillermo Enrique Hudson. Y con ese apelativo podríamos definir el origen del asado «a la argentina».

Se cree que el primer asado se hizo unos 500 mil años antes de Cristo, junto con el descubrimiento del fuego y el nacimiento de las primeras comunidades cazadoras. Pero en Suramérica, el «copywriting» parecen tenerlo los mitificados gauchos de las pampas.

El asado, ya con ese nombre, figuró por primera vez como plato principal en el recetario de cocina popular Argentina, compilado por Juana Manuela Gorriti, en su libro “Cocina Ecléctica” (1890). Por primera vez alguien describió el ancestral procedimiento para hacer el asado al estilo argentino, desde el corte de la carne hasta como servirlo. A principios del siglo XX, ya se podía hablar de una auténtica «cultura parrillera» extendida en todo el país, y sin mayores distinciones de clases sociales u origen: a todos les gustaba.

Las chicas escort argentinas en Buenos Aires no son lo único delicioso allí…

Actualmente, el asado es parte de la idiosincrasia argentina. Puede comerse en el campo, haciendo las imperdibles visitas a estancias. O también en plena ciudad, como parrillada servida en locales de las más variadas categorías. Lo importante es comerlo.

Pero lo más relevante que tiene es que la gente se reúne en torno a él. El asado implica convivencia, amistad, cercanía. Fomenta relaciones, puede acercar posiciones divergentes y fortalecer vínculos. Es un hecho social tanto o más que gastronómico. Ese es su mayor valor.

La excelencia de la carne argentina no necesita describirse porque es suficientemente conocida en el mundo. Ni cabe elogiarla más, porque no es posible. Pero entendamos que si nos invitan a «un asado» en Argentina, no solo comeremos la mejor carne imaginable, con condimentos perfectos como el «chimichurri» y la salsa criolla. Significará también que alguien nos tiene en alta estima.